Poda de ciruelos

Poda de ciruelos

La poda de ciruelos es una técnica indispensable para el mantenimiento de estas plantaciones, de forma que crezcan de manera sostenible.

Como se trata de un frutal, es clave que se desempeñe esta acción con las técnicas más profesionales, ya que esto se traducirá en una cosecha más abundante y de mayor calidad, además de un óptimo estado de salud para el árbol.

Mediante la poda de ciruelos, eliminamos los chupones y las ramas debilitadas, cruzadas o dañadas, en busca de que el árbol crezca de la forma más adecuada para la recogida de la cosecha de estos frutos.

Otros objetivos fundamentales por los que profesionales del sector como los que forman parte de nuestro equipo desempeñan esta función es por facilitar la entrada de aire y de luz en puntos clave de su estructura, así como para minimizar la incidencia de plagas y enfermedades.

La poda de ciruelos tiene una serie de beneficios, entre los cuales destacamos los siguientes:

  • Regulación del desarrollo del árbol.
  • Facilita la entrada de productos fitosanitarios.
  • Incrementar el tamaño del fruto.
  • Control de la altura del árbol, lo que facilitará la recogida posterior.
  • Mayor entrada de luz al follaje del árbol y, por tanto, más intensidad de la fotosíntesis, un proceso esencial para su supervivencia.
  • Impedir la aparición de las vecerías, tan propias de frutales y olivos, que son tan perjudiciales para el desarrollo de la plantación.
  • Eliminación de las ramas débiles o dañadas, que dificultan el crecimiento del ciruelo.

Si contratas nuestros servicios, harás que tu ciruelo goce de estas propiedades tan importantes.

Cuándo se podan los ciruelos

Establecer una mejor época para la poda de ciruelos es muy complicado, ya que la decisión dependerá del tipo de árbol o la orientación de su desarrollo.

Se diferencian dos posibilidades como las mejores temporadas para podar ciruelos:

  • Poda de invierno: corresponde a los meses de otoño e invierno, ya que en estos momentos es cuando menor índice de savia se genera. Se trata del tiempo que transcurre entre la caída de las hojas y el período de brotación.
  • Poda verde: en este caso, hablamos de los meses de primavera y verano, entre la brotación y la caída de las hojas. También se conoce a esta época como poda en vegetación.

Atendiendo al estado del árbol, se decide sobre el mejor momento para la poda y, por tanto, para aplicar las medidas más efectivas para su crecimiento y productividad.

Precio poda de los ciruelos

Si buscas aplicar estas acciones y conseguir los mejores resultados, es fundamental que disfrutes de nuestro precio de poda de ciruelos, entre los más asequibles del sector, que, unido a un criterio profesional y riguroso de nuestro equipo, supone la mejor opción para garantizar la salud y la productividad de este tipo de plantación.

Poda de ciruelos jóvenes

La poda de formación es la técnica que busca la mejor morfología de la planta para conseguir un crecimiento encaminado a una cosecha abundante y en forma de frutos que reúnan las condiciones esperadas.

Para evitar posibles daños que comprometan el desarrollo de este árbol, es clave que se encarguen de la poda de ciruelos personas con los conocimientos necesarios para ello; contacta con nosotros y te enviaremos a nuestros mejores profesionales para que se ocupen de tu caso, estudiando el terreno con anterioridad para saber de qué forma aplicar estas medidas con mayor eficacia.

Poda de ciruelos rojos

Es importante que se conozca la naturaleza de esta planta para diferenciar de qué modo proceder en casos en que nos encontremos con diferentes tipos de árboles, como es el caso de la poda de ciruelos rojos.

Esta variedad requiere cuidados específicos, al ofrecer un producto diferente, por lo que es conveniente recurrir a personas con los conocimientos y la experiencia necesarios.

Si necesitas un servicio de poda de árboles contacta con nosotros

¡Compártelo en las redes!