Poda de rosales

Poda de rosales

Los rosales son un tipo de plantas que embellecen el entorno de donde se encuentren. Aunque se trate de una tarea que algunos aficionados consideran muy entretenida, es conveniente que se conozcan los métodos más efectivos para alcanzar el mejor estado de salud de estas plantas.

La poda de rosales es crucial para garantizar que su mantenimiento es el adecuado y que se desarrolla con normalidad. Por ello, solo verdaderos profesionales deben hacerse cargo de ello. De esta forma, se aplican las mejores tareas y se evita que cualquier paso en falso en este procedimiento pueda dañar la planta y limitar sus prestaciones en el futuro y en su productividad.

Cuándo podar rosales

Es importante conocer cuándo podar rosales, ya que hacerlo en una temporada u otra del año puede ser la diferencia entre una mayor o menor efectividad en las pretensiones asociadas a esta tarea.

Básicamente, se diferencian dos tipos de poda: la que se ejecuta en invierno y la que se conoce como mantenimiento, que se desarrolla en la etapa de floración, en busca de los mejores resultados.

La poda de invierno de rosales necesita desarrollarse en un momento específico de esta estación: el más idóneo es una vez ha pasado la temporada de heladas, es decir, en los días finales del invierno.

Si la poda se realiza antes de tiempo, puede ser contraproducente, ya que la acción de las bajas temperaturas, una vez se han cortado distintas ramas, puede ser muy dañino para los brotes tiernos.

Encontrar el momento perfecto dependerá del sentido común atendiendo a la climatología específica de cada zona.

Cómo podar rosales

Si no quieres arriesgarte a que el desarrollo del rosal no sea el esperado, lo mejor es que acudas a profesionales en materia de jardinería, ya que conocen a la perfección las necesidades de este tipo de vegetación.

Nos adaptamos a las necesidades específicas de cada rosal que tratamos. En función de sus dimensiones, edad, productividad y otros muchos factores, se aplicarán medidas diferentes, en busca de los mejores resultados.

Somos una referencia en el sector gracias a la excelente cualificación de nuestros expertos y a la aplicación de las técnicas más indicadas para garantizar un perfecto estado de salud de la planta, lo que se traducirá en una flor más brillante y con un aspecto que refleja los buenos cuidados que se han aplicado.

Poda de rosales trepadores

Una de las clases más comunes de rosales son los trepadores, cuyas condiciones hacen que se necesiten unas técnicas propias de cara a un crecimiento adecuado.

Es fundamental que la poda de rosales trepadores se ejerza desde que son jóvenes, ya que en la etapa de sus primeros años de vida se deben eliminar las ramas muertas o dañadas, además de reducir los tallos laterales unos 15 centímetros en la poda de invierno.

Podar rosales viejos

Es importante también tener en cuenta las características propias de las plantas en edad avanzada, ya que, de esta manera, se podrá alargar las prestaciones y las capacidades al podar rosales viejos.

Contacta con nosotros y nuestros profesionales decidirán la forma de podar rosales viejos y devolverle la vitalidad y su productividad de nuevas flores que hagan más bonito el jardín o el entorno en el que se encuentre.

Poda de rosales: precio

Si quieres el mejor precio de poda de rosales, lo mejor es acudir a verdaderos profesionales que desempeñen su función sin imponer tarifas abusivas.

Estamos comprometidos con ofrecer nuestros conocimientos y experiencia de una forma asequible, en busca de cuidar el estado de salud de la vegetación cobrando solo lo esencial por este servicio.

Si necesitas un servicio de poda de árboles contacta con nosotros

¡Compártelo en las redes!